Mostrando entradas con la etiqueta EJERCICIO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta EJERCICIO. Mostrar todas las entradas

Ejercicios para hacer los mayores paseando

Gran porcentaje de la gente que vive en países desarrollados quieren perder peso, y es que la obesidad es uno de los grandes problemas de salud de nuestra generación. Sin embargo, no hace falta convertirse en un gran deportista para lograr una pérdida de peso. Los expertos nos dicen que caminar una hora diaria es tan beneficiosa que cualquier otro tipo de ejercicio o dieta - y supone una forma sencilla y natural para ponerse en forma y perder peso.

No obstante, hace falta "aprender a caminar" si queremos sacar provecho de este ejercicio natural. Aquí ofrecemos 10 consejos sobre lo que debes EVITAR al empezar a caminar correctamente.

1 Calzado adecuado. Es muy importante llevar unas zapatillas adecuadas cuando empezamos a caminar como ejercicio. Las suelas deben ser flexibles, deben ser la talla correcta y debes cambiar de zapatillas una vez al año. Lo mejor es ir a una tienda de deportes y consultar tus necesidades y tu talla con un experto. De esta forma evitará posibles lesiones en los pies y en las piernas.

2 Caminar con flexibilidad. Unas zapatillas flexibles te ayudarán, pero aun así debes intentar tomar pasos de forma relajada, uno tras otro, permitiendo un movimiento natural y flexible de los pies.

3 No tomar pasos demasiado grandes. Muchas personas cuando empiezan a andar pretenden tomar grandes pasos y así llegar más lejos. Es un error porque castiga los pies y los tobillos. Es preferible tomar pasos más pequeños, de acuerdo con el tamaño de cada uno, durante más tiempo.

4 Andar con la cabeza arriba. Una buena postura te permite respirar bien y mantener la línea corporal. La barbilla arriba, en paralelo al suelo y los ojos mirando unos 3 metros delante.

5 No mantener los brazos quietos. Si dejas que los brazos se cuelguen corres el peligro que de las manos y los brazos se hinchen y además funcionan como un freno. Los brazos deben estar en movimiento, constantemente, como una péndula delante y detrás.

6 Mover los brazos de forma correcta. Debes tener los codos cerca al cuerpo y mover los brazos hacia adelante y hacia atrás, pero sin cruzar la línea central del cuerpo y sin subirlos más arriba que su pecho.

7 Vestirse de forma adecuado. Es importante llevar ropa vistosa (y si caminas por la noche, ropa fluorescente tipo ciclista y ropa que le permite sudar. También es interesante vestirse en capas - una camiseta, un jersey, un impermeable.... Prendas que podrá quitar y llevar sin que resultan un estorbo. Y finalmente, si caminas durante el día es muy importante llevar un gorro para protegerse del sol.

8 Caminar recto. Si se agacha hacia delante o atrás es posible que sufra una lesión de espalda o cuello. Caminar recto, con los hombros relajados, barbilla recta y paralela al suelo. Imagina que eres más alto de lo que realmente eres. Si le cuesta andar recto, intenta hacer unos ejercicios abdominales para fortalecer los músculos.

9 Beber agua. Es importantísimo beber agua antes, durante y después. Como pauta, bebe un vaso de agua 10 minutos antes de empezar a caminar, un vaso cada 20 minutos y al terminar, uno o dos vasos más. Evite bebidas con cafeína antes de andar, porque al causar una pérdida de líquidos, tendrás más sed y tendrás que parar a orinar durante el ejercicio. Si logras caminar durante más de dos horas, toma bebidas isotónicas para deportistas.

10 Descansar un día a la semana. Es tan malo no hacer ejercicio, como hacerlo tanto que pronto te hartas y pierdas el entusiasmo inicial. De vez en cuando toma un día de descanso para que tu cuerpo pueda repararse y los músculos puedan resconstituirse. Si no concibes perder ni un día de ejercicio, prueba otro tipo una o dos veces a la semana.

Encuesta de la OCU sobre Calidad de vida tras la jubilación

El 80% de los mayores entre 65 y 70 años están contentos y con buena salud.


La OCU ha realizado una encuesta a 830 personas de entre 65 y 70 años acerca de su calidad de vida y sus circunstancias personales. Se obtuvieron cuestionarios válidos. 

Entre las conclusiones obtenidas, destaca que sólo el 16% de las personas entre 65 y 70 años viven solas y, aunque están satisfechos con su situación, reclaman mayores ayudas a domicilio y seguir participando en la vida pública, que no se les deje de lado. Los resultados de la encuesta se publican en la revista OCU-Compra Maestra del mes de marzo. 

Según la encuesta de la OCU un 79% de los encuestados residen en su propia casa y se encuentran a gusto en ella, sólo un 7% de los que responden tienen quejas sobre ella. La inmensa mayoría se siente seguro en su casa y sólo un reducidísimo porcentaje afirma que en ocasiones se siente inseguro en su domicilio.

Cerca de un tercio de los encuestados se siente solo, poco apoyado socialmente, con carencias afectivas o materiales. Para la gran mayoría el apoyo recibido de la pareja (8,6 sobre 10) y de los hijos (7,8) es el más importante. Le siguen el de los familiares próximos y amigos íntimos. Casi una quinta parte lamenta que es poco frecuente que alguien les pida ayuda u opinión.

Los encuestados se quejan de la escasez de ofertas de trabajo remunerado. También desearían recibir más ayudas para alojamiento y alimentación y apoyo en las gestiones administrativas. Los aspectos menos conflictivos son el transporte público, la asistencia sanitaria y el acceso a los comercios.

La inmensa mayoría de los entrevistados por la OCU considera que su situación económica es buena y sólo un 15% la califica de difícil o problemática. Uno de cada cuatro confiesa sentirse preocupado respecto de su futuro económico.

El 76% de ellos disfrutan de una buena calidad de vida en general. Entre los aspectos que se podrían mejorar, se encuentran principalmente el deseo y el rendimiento sexual, seguido de la situación económica y las actividades domésticas.

Respecto a la salud, no hay demasiadas quejas. Tan solo un 3% la califica como mala. A pesar de ello, un encuestado de cada diez ha experimentado algún dolor fuerte o incomodidad física durante el mes anterior a la encuesta y dos de cada diez consultados padecen de algún problema de oído o visión. Las visitas al médico son frecuentes, sólo un 7% no ha acudido a ningún profesional sanitario en los últimos 12 meses. La OCU deduce, por tanto, que nuestros mayores intentan cuidarse, para conseguirlo emplean medicamentos y ejercicio físico.

Nueve de cada diez encuestados por la OCU declaran que se encuentran animados cuando se les pregunta directamente. Sin embargo, preguntándolo de manera indirecta mediante una “batería” de preguntas, hemos detectado que en torno a un 20% de los entrevistados muestran síntomas de depresión. Por ejemplo, uno de cada tres afirma que prefiere quedarse en casa a salir y uno de cada cuatro tiene temor a que le ocurra algo malo.

Un tercio de los encuestados se mantiene activo laboralmente y un 26% estudia. Entre las actividades diarias destacan, ver la televisión, a lo que un 86% dedica entre una y cuatro horas de ocio.  Bares y restaurantes son los lugares de ocio elegidos por los mayores de forma más asidua, mientras que los espectáculos musicales, acontecimientos deportivos o teatros son los menos frecuentados. La mitad de los encuestados por la OCU considera que la oferta cultural en su zona es buena pero cara. Un 18% declara desarrollar algún tipo de trabajo voluntario.

La gran mayoría de los encuestados afirma que es independiente, aunque un 13% necesita ayuda para realizar las tareas del hogar y un 2,5% la requiere incluso para su cuidado personal.


Fuente : OCU

Salud y bienestar de nuestros mayores.

La gente se hace mayor, y es algo nadie puede evitar. Tarde o temprano todos llegaremos a una edad en la que necesitaremos de atenciones y cuidados que no todas las familias están en la disponibilidad de dar, menos aún cuando están a muchos kilómetros de distancia. 
Incrementar el nivel de salud de la población adulta mayor es una tarea compleja. No sólo es importante mejorar la cantidad y la calidad de los servicios asistenciales, sino que también es indispensable que toda la población tome conciencia de que, una mejoría en este plano, supone cambiar estilos de vida o conductas no saludables tales como lo son los malos hábitos alimentarios, el tabaquismo, la falta de ejercicio físico, el consumo excesivo de alcohol y la automedicación.

Existe un enorme potencial para mejorar la salud a través de la adopción de conductas saludables. Estas, constituyen el fundamento más sólido de las acciones preventivas, las cuales son de vital importancia y es por ello, que lo más conveniente para que sean tomadas seriamente y llevadas a cabo, es que se debe impulsar a las mismas desde la temprana edad.
Por ejemplo: 
A medida que avanza nuestra edad, los expertos aseguran que disminuye la sensación de sed. Sin embargo, las necesidades de ser cuidado que tiene nuestro organismo son las mismas, por lo que resulta especialmente importante crear un hábito adecuado de ingesta de agua para las personas de edad avanzada.

Año Europeo del Envejecimiento Activo

2012 es el Año Europeo del Envejecimiento Activo y de la Solidaridad Intergeneracional. 
Una ocasión para todos de reflexionar sobre el hecho de que los europeos viven ahora más y con más salud que nunca y de asumir las oportunidades que eso representa. 


El envejecimiento activo puede dar a la generación del baby boom y a las demás personas mayores del futuro la oportunidad de:
  • permanecer en el mercado laboral y compartir su experiencia
  • seguir ejerciendo un papel activo en la sociedad
  • vivir una vida lo más saludable y satisfactoria posible.

También es fundamental mantener la solidaridad intergeneracional en sociedades en las que aumenta rápidamente el número de personas mayores.

El reto para los políticos y los que se ocupan de estas cuestiones será mejorar las oportunidades de envejecer activamente en general y de vivir independientemente, actuando en ámbitos tan distintos como el empleo, la sanidad, los servicios sociales, la formación de adultos, el voluntariado, la vivienda, los servicios informáticos o el transporte.

El Año Europeo quiere concienciar sobre los distintos problemas y las mejores maneras de abordarlos. Pero más que nada, quiere animar a los responsables a establecer objetivos por sí mismos y actuar para alcanzarlos. 2012 debe ir más allá del debate y empezar a producir resultados tangibles.

Libro Blanco del Envejacimiento Activo para Mayores

El Libro Blanco del Envejecimiento Activo recogerá 130 recomendaciones para mejorar la calidad de vida de las personas mayores.

Es un documento elaborado a iniciativa del gobierno de España que guiará las políticas dirigidas a mejorar la calidad de vida de las personas mayores.

Administraciones públicas, asociaciones de personas mayores, agentes sociales y numerosos expertos y expertas han colaborado en la realización del Libro Blanco.

El documento incluye más de un centenar de propuestas que responden a la realidad, los deseos y las expectativas de las personas mayores, contempladas con perspectiva de futuro.
Se trata de un documento técnico que se apoya en los datos obtenidos de dos encuestas: una que refleja las opiniones de las personas mayores sobre si mismas y sobre su situación en la sociedad; y otra sobre la opinión general de la población a cerca de las personas mayores.

El aumento de la esperanza de vida y del número de personas mayores refleja el triunfo de los sistemas de protección social y los avances nutricionales y sanitarios que caracterizan nuestro estado del bienestar.

Desde hace dos años el número de personas mayores de 65 años en España supera al de los menores de 15. Esta tendencia se acentuará en el futuro y requiere ser abordada mediante un esfuerzo colectivo que garantice la cohesión social y la igualdad de trato y la solidaridad entre generaciones.

El Libro Blanco del Envejecimiento Activo recalca la importancia de los modelos de vida saludable para mantener la actividad hasta edades avanzadas. Actualmente las capacidades de la persona, sus expectativas vitales y sus posibilidades de participación en todos los ámbitos de la vida social se prolongan mucho más tiempo que en décadas anteriores.

El documento reclama la colaboración de todas las instituciones, entidades, sectores, agentes y colectivos sociales para fomentar y extender la cultura del envejecimiento activo y saludable.

Algunos indicadores

El 53% de personas mayores inician nuevas actividades después de los 65 años. En 1993 sólo el 9,5% de las personas mayores de 65 años habían iniciado una actividad después de la jubilación.
El 43% de nuestros mayores quiere participar activamente y de manera integral en la sociedad española.
Un 28% pertenecen a alguna organización y un 8%, concretamente, a organizaciones de voluntariado.


Las personas mayores expresan una clarísima voluntad de autonomía, como manifiesta el hecho de que un 87% desea vivir en su casa el mayor tiempo posible, pero, a la vez, desean mantener relaciones familiares intensas, de las que ya disfruta el 89 %. Fruto de esto y de la gran solidaridad intergeneracional que demuestran un 70 % contribuyen al cuidado de sus nietas y nietos.
El ejercicio físico y la formación educativa son actividades emergentes entre las personas mayores: el 86 % de las personas mayores no han superado los estudios primarios, pero ya en el año 2007, el 8 % de las personas mayores declararon haber participado en actividades educativas.

El 45,5% de las personas mayores destaca que goza de buena salud. Este porcentaje ha crecido 8 puntos y medio: en 1993 sólo reconocían sentirse así un 37% de las persona mayores de 65 años. Paralelamente, el porcentaje de las personas que afirman tener mala salud se ha reducido significativamente en el mismo periodo: del 24 % al 14,5%. Estas cifras revelan que las políticas públicas de sanidad y bienestar social han tenido un efecto directo sobre la mejora en la calidad de vida.

Líneas de actuación propuestas en el Libro Blanco

El documento destaca la necesidad de que todos los estratos sociales interioricen una serie de prioridades a fin de afrontar con éxito las transformaciones debidas a los cambios demográficos ya en marcha. En este sentido lanza cien propuestas. 

Entre otras muchas:
Asumir que el desarrollo individual se prolonga a lo largo de todo el ciclo de vida de las personas, lo que conlleva una repercusión social.
Instaurar una política económica que contemple todo el ciclo vital y facilite las relaciones humanas, reservar tiempo para los cuidados personales, la solidaridad y las relaciones sociales lo que mejorará la economía y la seguridad de las personas mayores.

Desarrollar, fomentar y difundir un concepto de las personas mayores ajustado a los derechos que les corresponden como parte integrante de la ciudadanía, sin discriminaciones ni desigualdades de trato.

Facilitar su participación activa en todos los ámbitos y a todos los niveles de la sociedad, y potenciar la solidaridad intergeneracional.

Descargar LIBRO BLANCO DEL ENVEJICIMIENTO ACTIVO
Fuente IMSERSO

Los viajes Imserso mas consultados