Jubilación relajada y envejecimiento activo


Cuando uno se jubila tiene que revisar su situación económica, planificando toso, el ahorro y la inversión. Pero tampoco hay que olvidarse de las ayudas económicas destinadas a los pensionistas. Tendrá derecho a descuentos importantes en abonos de transporte, trenes, hoteles, entradas de museos, teatro y de cine. 

Además, las Administraciones estatales, autonómicas y locales ofrecen programas cada vez más completos de turismo y vacaciones para todos los bolsillos, tanto dentro de España como para viajar al extranjero. Los más conocidos son los viajes del Imserso

También se han multiplicado la oferta y aceptación de las numerosas actividades educativas diseñadas para los mayores. En los centros de educación permanente de adultos, ayuntamientos y aulas de mayores, los pensionistas tienen acceso a gran variedad de cursos de formación desde informática e idiomas a jardinería y manualidades, pasando por economía, historia, ciencias, literatura, yoga, Pilates y taichi.

Disfrutar de una jubilación relajada y desahogada no es difícil. Y aprovechar todas las opciones al alcance para tener un envejecimiento activo tampoco lo es.